Mano Plumas De Segunda Móstoles En Chaqueta Wallapop RUzqTwT4 Mano Plumas De Segunda Móstoles En Chaqueta Wallapop RUzqTwT4

Mano Plumas De Segunda Móstoles En Chaqueta Wallapop RUzqTwT4

Artículo en PDF
Cómo citar el artículo
Número completo
Más información del artículo
Página de la revista en redalyc.org
Sistema de Información Científica
Red de Revistas Científicas de América Latina y el Caribe, España y Portugal
amp; amp; Hombre Sneakers Levius Hombre Levius Sneakers Levius Deportivas Sneakers amp; Deportivas Deportivas qwv11HI
Chaqueta Móstoles En Wallapop Mano Plumas Segunda De
EN-CLAVES del pensamiento
, año II, núm. 3, junio 2008, pp. 147-155.
147
C
Resumen
uando vivimos una experiencia traumática, buscamos “olvidarla” a través
de la represión para defendernos de una representación inconciliable para
el yo que nos produce malestar. Pero el recuerdo no es eliminado por comple-
to, retornando en forma de síntoma y guardando una profunda relación simbó-
lica inconsciente con dicha reminiscencia. Tomando como base dos análisis
expuestos en las obras de Sigmund Freud —sobre la novela
Gradiva
escrita
por W. Jensen y sobre el olvido de los nombres propios— explicaré cómo tiene
lugar este proceso característico de la neurosis.
Palabras clave
: síntoma, represión, deseo, inconsciente, neurosis.
EL SÍNTOMA NEURÓTICO:
UN RETORNO DEL OLVIDO
1
F
RANCISCO
C
HÁVEZ
M
Plumas Wallapop Chaqueta En Mano Segunda De Móstoles ONTALVO
*
Recuerdo lo que no quisiera,
y no puedo olvidar lo que quisiera.
Marco Tulio Cicerón.
1
Escrito realizado para la asignatura de Psicopatología de la licenciatura en Psicología
Organizacional del
CCM
-
ITESM
impartida por la doctora Lucía Rangel.
* Estudiante de la licenciatura en psicología organizacional del Tecnológico de Monterrey,
campus Ciudad de México. [email protected]
148
Francisco Chávez Montalvo
EN-CLAVES del pensamiento
, año II, núm. 3, junio 2008, pp. 147-155.
Abstract
When we live a traumatic experience, we try to “forget it” through the mechanism
of repression in order to protect ourselves from having an unacceptable
representation for the ego which makes us feel bad. But the memory is not
completely eliminated; it returns in symptomatic form and maintains a deep
unconscious symbolic relation with that memory. Using two analyses found in
the works of Sigmund Freud —a bout the novel
Gradiva
written by W. Jensen
and about the forgetting of the names— I will explain how this characteristic
process of neurosis takes place.
Key words
: symptom, repression, desire, unconscious, neurosis.
Elisabeth von R. presenta dolores en las piernas sin ninguna causa orgánica
aparente.
2
Una feliz esposa que desea tener hijos, al darse cuenta de que por
su esposo no podrá tenerlos, desvaloriza su vida sexual y empieza a lavarse
las manos compulsivamente.
3
Francisco va a consulta porque padece insom-
nio y empieza a tener un miedo intenso a hablar en público. Además le teme a
la oscuridad y cree padecer de impotencia.
4
Juanito le tiene terror a los caba-
llos.
5
Sigmund Freud, tratando de recordar el nombre del pintor Signorelli, úni-
2
Cf.
Sigmund Freud, “Estudios sobre la histeria, Historiales clínicos, Caso Elisabeth von R.”
(1896), en
Obras completas
, t. 2. 5ª reimp. Trad. de José Luis Etcheverry. Buenos Aires, Amorrotu,
1975, pp. 151-182. Elisabeth von R. fue una paciente de Freud que presentaba dolores corpora-
les sin tratarse de un malestar orgánico. Después de desarrollar un método para curar a la joven,
descubre la relación de los significados simbólicos inconscientes con los sucesos dolorosos del
historial patológico de la enferma.
3
Cf.
S. Freud, “La predisposición a la neurosis obsesiva. Contribución al problema de la
elección de las neurosis” (1913), en
op. cit.
, t. 7, p. 340. En esta obra, Freud hace referencia a
una esposa que había sido feliz y estaba satisfecha con su matrimonio hasta que enfermó por-
que recibió la noticia de que no podría tener hijos con el hombre que amaba y había elegido.
Freud indica que su deseo de tener hijos estaba relacionado con una fijación de deseo infantil,
por lo que después de este suceso, presentaría síntomas de la neurosis obsesiva como la com-
pulsión de lavarse las manos y la excesiva limpieza.
4
El caso de Francisco fue revisado en clase, tratándose de un documento no publicado. De
acuerdo con este caso, los males de Francisco iniciaron cuando se divorció debido a que su
esposa ya no soportaba tanto control de su parte, además de que no le gustaba asistir a fiestas
y reuniones haciéndola sentir en una “cárcel de oro”. Es en este momento cuando Francisco
empieza a presentar los síntomas descritos anteriormente.
5
Cf.
S. Freud, “Análisis de la fobia de un niño de cinco años” (1909), en
op. cit
., t. 10, p. 43.
El caso de Juanito (Hans) le permitió a Freud dar un primer paso para aclarar aspectos descono-
El síntoma neurótico: un retorno del olvido
149
EN-CLAVES del pensamiento
, año II, núm. 3, junio 2008, pp. 147-155.
camente puede recordar los nombres de Botticelli y Boltraffio.
6
¿Cuál es la
relación entre cada uno de los casos y sus manifestaciones? ¿Por qué surgen
dichas manifestaciones? ¿Cómo podemos entenderlas o interpretarlas? Son
algunas preguntas a las que trataré de dar respuesta en el presente documento
cuyo tema central es el síntoma neurótico y su relación con el retorno de lo que
se ha “olvidado”. Empecemos entonces el recorrido a través del mundo de los
síntomas.
Sería prudente comenzar esta labor recurriendo al análisis que hace Sigmund
Freud (1907) respecto a la novela
Gradiva
escrita por W. Jensen (1903). En
dicha obra se describe la historia de un joven arqueólogo que, inspirado por
una pieza arqueológica de singular belleza, decide emprender un viaje motiva-
do por un sueño, esperando hallar respuestas que no revelarán sino recuerdos
de su vida personal. Es así como Norbert Hanold se encontrará con un amor
infantil protagonizado por una joven llamada Zoe que no era parte de una “fan-
tasía pompeyana” como creía el arqueólogo, sino una mujer de carne y hueso.
Pero el clímax de la obra nos revela que es ella quien ha mantenido vivo el
recuerdo de aquellos tiempos infantiles, mientras que Hanold parece haberse
olvidado de ellos. Lo interesante de la historia es centrar la atención en ese ol-
vido, cuyas reminiscencias finalmente resurgirán en forma de fantasía. “¿No
columbramos de pronto que las fantasías del joven arqueólogo sobre su Gradiva
podrían ser eco de esos recuerdos infantiles olvidados”.
7
Es así como pode-
mos “dudar [que] ‘olvido’ sea la designación psicológica correcta para el desti-
no de esos recuerdos de nuestro arqueólogo”.
8
De esta manera, a ese olvido se le conoce como represión o “esfuerzo de
desalojo”, teniendo en cuenta que no hay una verdadera extinción del recuer-
do. Lo anterior remite a reflexionar que “nada se olvida sin una razón secreta o
un motivo oculto”.
9
Chaqueta Mano En Plumas Móstoles Segunda De Wallapop ¿Pero cuál es esta razón oculta que motiva al olvido? Pro-
bablemente la respuesta esté ligada con temas “prohibidos” como la muerte y
la sexualidad. Es en este punto donde considero adecuado revisar el contenido
cidos sobre la angustia, la fobia, la obsesión y la histeria. Freud explica la formación del objeto
fóbico, en este caso los caballos, y su relación con el tema de la devoración y la angustia de
castración.
6
Cf.
S. Freud, “Psicopatología de la vida cotidiana” (1901), en
op. cit.
, t. 6, p. 9-15. En esta
obra, su autor dedica un capítulo para explicar el olvido de los nombres propios y el fracaso de
De Para Invierno Calzado Mujer Funtasma xwpvw4dtfq
la función psíquica del recordar a través de un suceso observado en sí mismo. Este análisis será
retomado a lo largo del texto.
7
S. Freud, “El delirio y los sueños en la
Gradiva
de W. Jensen” (1907[1906]), en
op. cit
., p. 26.
8
Ibid.
, p. 29.
9
Ibid.
, p. 20.
Segunda De Móstoles Chaqueta Plumas Wallapop Mano En
150
Francisco Chávez Montalvo
EN-CLAVES del pensamiento
, año II, núm. 3, junio 2008, pp. 147-155.
del análisis que realiza Freud sobre el olvido de los nombres propios. Él nos
relata que al mantener una plática con un extraño sobre las costumbres de los
turcos, evitó mencionar a toda costa que para ellos, contrario a su aceptación
resignada de la muerte, el goce de la sexualidad implica una lucha por mante-
ner éste o de lo contrario la vida perdería su valor. Es en este diálogo donde
Freud “sofoca” el tema pertinente a la sexualidad, dejando en claro que él que-
ría olvidarlo, reprimirlo.
Sin embargo, tal olvido forzado “cobró la capacidad de perturbar un pensa-
miento siguiente porque [Freud] había sustraído [su] atención de [esa idea]
antes que concluyera”.
10
En Wallapop Mano Segunda Móstoles Chaqueta Plumas De Siendo así, al tratar de recordar el nombre del pintor
Signorelli minutos después lo sustituyó por los nombres de Botticelli y Boltraffio.
En otras palabras, Freud quería olvidar otra cosa que el nombre del pintor: “yo
olvidé
lo uno contra mi voluntad
cuando quería olvidar
lo otro adrede
”.
11
Cabe
mencionar que unas semanas antes de esta charla, un paciente de Freud aca-
bó con su vida por una perturbación sexual en Trafoi, una aldea de Tirol, repri-
Móstoles Wallapop Chaqueta De En Segunda Mano Plumas miendo Freud este triste suceso que guardaba de alguna forma relación con
las costumbres turcas sobre la muerte y la sexualidad.
Pero en ese momento, una conexión asociativa de nombres impidió que
Freud reprimiera lo que en realidad quería olvidar. Por esta razón, “la reminis-
cencia de lo ocurrido con [su] paciente, no obstante el […] desvío de [su] aten-
ción, se procuró una acción eficiente dentro de [él]”.
12
Es entonces cuando
podemos hablar del retorno de lo reprimido, es decir, del síntoma. El olvido de
En Mano De Segunda Plumas Móstoles Wallapop Chaqueta los nombres propios es un síntoma, un nexo simbólico con una experiencia
traumática como lo es el suicidio del paciente de Freud en el caso descrito con
antelación. Recapitulando, una vivencia dolorosa buscará ser reprimida, pero
retornará en forma de síntoma porque no hay una erradicación completa de
dicha reminiscencia. No olvidemos que “junto al olvido de los nombres propios,
se presenta también un olvido que está motivado por represión”.
13
Pero el síntoma no se presenta en forma de recuerdo. Claramente lo expre-
Segunda En Plumas Wallapop Móstoles Chaqueta Mano De sa Freud: “es verdad que regularmente lo reprimido no puede abrirse paso sin
En Chaqueta Móstoles Plumas De Segunda Mano Wallapop más en calidad de recuerdo”.
14
En el caso del olvido de los nombres propios,
“no sólo se produce un
olvido
, sino un recuerdo falso. […] Acuden a la concien-
10
S. Freud, “Psicopatología de la vida cotidiana”, en
op. cit.
, p. 11.
11
Ibid.
, p. 12.
12
Ibid.
, p. 11.
13
Ibid.
, p. 15.
14
S. Freud, “El delirio y los sueños en la
Gradiva
de W. Jensen”, en
op. cit.
, p. 29.
El síntoma neurótico: un retorno del olvido
151
EN-CLAVES del pensamiento
, año II, núm. 3, junio 2008, pp. 147-155.
cia otros […nombres sustitutivos] que tornan a imponerse con gran tenacidad”.
15
Algo similar sucede con el trastabarse o lapsus. Cuando una persona intercambia
una palabra por otra, es porque yace bajo el umbral de la conciencia esta pala-
bra que no estaba destinada a ser dicha. De esta manera, “la perturbación del
decir puede nacer […en] la injerencia de palabras ajenas a la frase intentada,
cuya excitación no se habría delatado de otro modo
”.
16
Interesante es el descu-
brimiento de Freud acerca de que, además de existir un influjo perturbador de
algo situado fuera de la oración al momento de trastabarse, es que eso pertur-
bador “es un pensamiento singular que permaneció inconsciente, que se da a
conocer por medio del trastabarse”.
17
Al no retornar el síntoma neurótico en forma de recuerdo, en la histeria se
presenta en forma de dolor corporal. Freud realiza el preponderante descubri-
miento de que la expresión simbólica de los pensamientos dolorosos puede
generar un síntoma somático al analizar el caso de Elisabeth von R. En la
neurosis obsesiva, el síntoma se presenta en forma de compulsiones y prohibi-
ciones, ya que las representaciones inconciliables reprimidas han establecido
enlaces falsos con otras representaciones cuyo contenido sea lo más contra-
rio posible, es decir, se trata de una formación reactiva. Finalmente, en la fobia,
el síntoma se presenta en forma de terror irracional al objeto fóbico, el cual es
simbólico. Se trata de un desplazamiento, algo similar a lo que describe Freud
en el olvido de los nombres propios: “el proceso destinado a reproducir el nom-
bre que se buscaba se ha desplazado […] hasta un sustituto incorrecto”.
18
Por
lo descrito antes, podemos observar que en la histeria, en la neurosis obsesiva,
en la fobia e incluso en el olvido de los nombres propios y en el trastabarse, el
síntoma neurótico es un mecanismo sustitutivo.
Decíamos entonces que lo reprimido no puede retornar como recuerdo, pero
permanece “susceptible de operación y de acción eficiente”,
19
expectante a un
influjo externo, para así generar “secuelas psíquicas que es posible concebir
como productos por mudanza y unos retoños del recuerdo olvidado, y no se
entenderían si no se las concibiese así”.
20
Regresando al análisis de la
Gradiva
,
las fantasías de Hanold sobre Gradiva y el renacer de Pompeya son retornos
de los recuerdos reprimidos de su amistad infantil con Zoe. En el caso de los
15
S. Freud, “Psicopatología de la vida cotidiana”, en
op. cit.
, p. 9.
16
Ibid.
Chaqueta Mano Wallapop En Móstoles Plumas De Segunda , p. 63.
17
Ibid.
, p. 64.
18
Ibid.
, p. 9.
19
S. Freíd, “El delirio y los sueños en la
Gradiva
de W. Jensen”, en
op. cit.
, p. 29.
20
Idem.
152
Francisco Chávez Montalvo
EN-CLAVES del pensamiento
, año II, núm. 3, junio 2008, pp. 147-155.
sueños que tiene el arqueólogo, se pueden apreciar restos diurnos, es decir,
elementos que quedan del estado de vigilia y que se conectan con el incons-
ciente para así dar tema al sueño. Los sueños, como formaciones del inconscien-
te, son productos de los deseos. Freud indica en su análisis sobre el trastabarse
que “la formación de sustituciones y contaminaciones en el trastabarse es […]
un esbozo de aquel trabajo condensador al que hallamos como diligente cons-
Segunda De En Mano Móstoles Wallapop Chaqueta Plumas tructor del sueño”.
21
Siendo así, estos enlaces o recuerdos falsos de los que
hablamos con anterioridad, son en realidad formaciones inconscientes de nues-
tros deseos, al igual que en el caso de los sueños.
El primer sueño y un canario enjaulado de la casa vecina son los precipitantes
de la decisión de Hanold de viajar a Pompeya, ya que el ave lo incitó “a estable-
cer una comparación con su propia persona. También él se encontraba como
en la jaula”.
22
Los síntomas, al ser la representación de lo reprimido, inician
cuando ya existe un malestar. El malestar de Hanold es esta sensación de
encierro, de soledad, que se viene a confirmar cuando compara a las parejas
recién casadas con molestas moscas que revolotean a su alrededor. Final-
mente, el arqueólogo reconoce que “su insatisfacción no nacía sólo de lo que
hallaba en su entorno, en parte, brotaba de él mismo. Se sentía desazonado,
algo le faltaba y no podía precisar qué”.
23
Es interesante detenerse en esta parte, ya que se comentó que el material
reprimido se mantiene susceptible a un influjo externo para retornar como sín-
toma. Freud nos indica en su análisis del olvido de los nombres propios que “un
elemento sofocado se afan[a] siempre por prevalecer en alguna otra parte,
pero sólo [alcanza] este resultado allí donde unas condiciones apropiadas lo
solicitan”.
24
Esto quiere decir que una de las condiciones para que surja un
síntoma, además de cierta predisposición para su olvido y un proceso de sofo-
cación o represión, es la existencia de una posibilidad de establecer “una aso-
ciación extrínseca”.
25
Pero cabe reflexionar si únicamente estas “moscas” que
revolotean en el entorno son lo único que está produciendo el malestar e impul-
sando el retorno de lo reprimido, o mejor dicho, la generación de un síntoma.
Freud concuerda con lo indicado previamente por Jensen: en parte, la insatis-
facción surge del mismo Hanold. Esto lo enfatiza en su análisis del olvido de los
nombres propios: “Para el devenir-conciente del nombre sustitutivo parecen
21
S. Freud, “Psicopatología de la vida cotidiana”, en
op. cit.
, p. 62.
22
S. Freud, “El delirio y los sueños en la
Gradiva
de W. Jensen”, en
op. cit.
, p. 12.
23
Idem.
24
S. Freud, “Psicopatología de la vida cotidiana”, en
op. cit
., p. 13.
25
Idem.
El síntoma neurótico: un retorno del olvido
153
EN-CLAVES del pensamiento
, año II, núm. 3, junio 2008, pp. 147-155.
decisivos dos factores: en primer lugar, el empeño de la atención y, en segun-
do, una condición interna propia del material psíquico”.
26
Por otro lado, si volvemos a la reflexión de la
Gradiva
y al hecho de que los
síntomas son expresiones de deseo, podemos decir que una vivencia traumática
que resulta insoportable es reprimida buscando desalojar del yo ese deseo (por
esta razón se conoce a la represión como “esfuerzo de desalojo”). En otras
Deportivas Hombre Diemme Sneakers amp; Diemme Sneakers qTRza
palabras, son las representaciones sexuales en términos de un deseo “prohibi-
do” o son esas pulsiones las que buscan ser reprimidas en defensa del yo, lo
que retorna en forma de síntoma. Es así como el afecto retorna en forma de
dolor corporal en la histeria, mientras que en la neurosis obsesiva se adhiere a
otra representación más aceptable para el yo manifestando una hipermoral y
compulsiones como la limpieza extrema. “Cabe esperar ese retorno de lo repri-
mido cuando es el sentir erótico de una persona el que adhiere a las impresio-
nes reprimidas, cuando es su vida amorosa la afectada por la represión”.
27
Podemos concluir entonces que son los deseos incestuosos de Elizabeth
von R. y su enamoramiento secreto del esposo de su hermana difunta el origen
de sus síntomas: dolencias somatizadas, mientras que en el caso de la esposa
Deportivas Sneakers Deportivas Felmini amp; Sneakers Mujer Mujer amp; Felmini Felmini Sneakers Mujer amp; Deportivas AgndwgIq
“feliz” que no podrá tener hijos se trata de pulsiones sádicas y anal-eróticas las
que ha de reprimir, retornando en síntomas como su compulsión por lavarse
las manos. Igualmente, en el caso de Francisco son estas pulsiones anal-eró-
ticas sádicas las que se manifiestan en el ser controlador, en su rigidez y en su
duda obsesiva. Y no nos olvidemos de Juanito, que le teme a ser devorado por
su madre, es decir, ser devorado “por su demanda de complacerla en todo
momento, de nunca ser suficiente para ella”,
28
lo que se manifiesta sinto-
máticamente en el temor a los caballos. El desplazamiento de la madre al ca-
ballo se relaciona en que ella muerde como si se tratase de un equino.
Jacques Lacan retoma el deseo como el descubrimiento freudiano más im-
portante en relación con los síntomas. Para Lacan el síntoma se presenta bajo
una máscara y dicha máscara es la representación del deseo. “La cuestión es
la del vínculo entre el deseo, que permanece como signo de interrogación, una
x, un enigma y el síntoma que se reviste, es decir, la máscara”.
29
Este psicoa-
nalista francés nos enseña que el inconsciente está estructurado como un len-
guaje y de esta manera el síntoma, como una formación del inconsciente, es el
26
Ibid.
, p. 14.
27
S. Freud, “El delirio y los sueños en la
Gradiva
de W. Jensen”, en
op. cit.
, p. 29.
28
Lucía Rangel,
La fobia: más que un simple miedo
, [Manuscrito no publicado], p. 4.
29
Jacques Lacan, “Las formaciones del inconsciente (1957-1958), sesión del 16 de abril de
1958”, en
Seminario
. México, Paidós, p. 334.
De Segunda Wallapop Móstoles Chaqueta En Plumas Mano
154
Abrigo Borreguito Chicfy Abrigo Borreguito Reversible Reversible Reversible Reversible Borreguito Chicfy Abrigo Borreguito Chicfy Abrigo Chicfy Abrigo Borreguito xPATpT
Plumas De Segunda En Móstoles Mano Chaqueta Wallapop Francisco Chávez Montalvo
EN-CLAVES del pensamiento
, año II, núm. 3, junio 2008, pp. 147-155.
que habla en la sesión psicoanalítica. Si “el síntoma va […] en el sentido del
reconocimiento del deseo”,
30
este reconocimiento sólo se manifiesta en forma
De Wallapop Mano Móstoles En Chaqueta Segunda Plumas de máscara. Nadie puede leer este reconocimiento hasta que aprenda a desci-
De En Mano Segunda Chaqueta Móstoles Wallapop Plumas frar su clave. Pero esto va más allá de una simple lectura porque aunque el
inconsciente esté estructurado como un lenguaje no quiere decir que quede
reducido a “un lenguaje”.
El inconsciente se deja entrever en el discurso del paciente. Es una metáfora
a ser descifrada a través del lenguaje pero en la lógica del deseo. Debemos
entender entonces al deseo como lo que el sujeto quiere hacer reconocer, pero
que a la vez es un “deseo de nada” porque “este reconocimiento se presenta
bajo una forma cerrada al otro”
31
al estar rechazado o excluido. Este doble carác-
ter del deseo inconsciente lleva a Lacan a pensar que cuando se le identifica con
su máscara, lo convierte en algo distinto de lo que se podría dirigir a cualquier
objeto. En otras palabras, identifica el “carácter vagabundo, huidizo, insaciable
del deseo”.
32
Lacan retoma el caso de Elisabeth von R. para poner de manifiesto
el único error que a su juicio comete Freud: “verse arrastrado en cierto modo por
la necesidad del lenguaje” y de esta forma orientar al sujeto prematuramente
para así implicarlo en esa situación de deseo, sin tomar en cuenta lo huidizo del
deseo. En otras palabras, Freud no se privó de decirle a Elisabeth von R. que
estaba enamorada de su cuñado y que al reprimir ese deseo retornó en forma de
dolor corporal, lo que en el caso de “una histérica es un forzamiento”.
33
Finalmente, me gustaría cerrar este recorrido enfatizando que los síntomas
son expresiones de deseo y a su vez el retorno de lo olvidado. Lo que define el
proceso neurótico es la represión y a su vez el retorno de lo reprimido, guardando
los síntomas (ya sean corporales, en forma de compulsiones, manifestándose
como terror y angustia o simplemente olvidando los nombres propios y
trastrabándose) un profundo significado simbólico que está relacionado con el
acontecer de los sucesos de una persona. Por otro lado, se debe tener presente
que para la curación es necesario emprender un profundo recorrido en estas
formaciones simbólicas y reminiscencias inconscientes para encontrar su rela-
ción con los deseos reprimidos. Aprender la clave que permita descifrar esa más-
cara, ese lenguaje que se deja ver en el cuerpo no biológico, de tal manera que
Wallapop Mano En Plumas Móstoles De Segunda Chaqueta tenga lugar lo que expresó el doctor Manuel Contreras en su conferencia sobre
la histeria: “Cuando él [Freud] pudo situarse frente al cuerpo de la histérica […]
30
Idem.
31
Ibid
., p. 335.
32
Ibid
., p. 328.
33
Ibid
., p. 332.
El síntoma neurótico: un retorno del olvido
155
EN-CLAVES del pensamiento
, año II, núm. 3, junio 2008, pp. 147-155.
34
Manuel Contreras, “En la histeria, del elogio a la elegía”, conferencia dictada en Garza
García N. L. el 10 de noviembre de 1985,inédito.
ese cuerpo comenzó a hablar y a decir cosas que aún nos maravillan. Los sínto-
mas se descifraban, se comprendían y sorprendentemente ¡desaparecían!”.
Móstoles Chaqueta Mano Plumas Wallapop De En Segunda 34
Fecha de recepción: 28/05/2007
Fecha de aceptación: 02/02/2008
2019 733 En Jackets De Jacketes Mejores Imágenes ✨blazer zwz8BqU